Juan Damasceno

Puede considerarse como el último de los Padres de Oriente. Nació en Damasco hacia el 675, de una distinguida familia, cuando ya el territorio de Siria había sido conquistado por los musulmanes. Cuando contaba unos treinta años, junto con su hermano adoptivo Cosme, dejó el bienestar de su ciudad y se retiró al monasterio de San Sabas, en el desierto de Judea. Se destacó por sus dotes de orador, uniendo la elocuencia del predicador con una profunda ciencia teológica. Es generalmente conocido como el gran defensor del culto a las imágenes, frente a la herejía iconoclasta. Durante los últimos 30 años de su vida se dedicó incansablemente a la compilación de sus escritos, a la predicación y a la vida monástica. Murió en edad avanzada hacia el 749, y fue declarado doctor de la iglesia universal en 1890.

Mostrando todos los resultados 2

Mostrando todos los resultados 2